La guía esencial para recuperarse de la falla

El fracaso es doloroso, decepcionante y desmoralizador. Pero además de estos moretones emocionales obvios, el fracaso también puede afectarnos a un nivel inconsciente y dejar heridas que son psicológicamente devastadoras. Reconocer las diversas lesiones psicológicas que sufrimos cuando fallamos y aprender a tratarlas lo ayudará a recuperarse más rápida y completamente, tanto psicológica como emocionalmente, y aumentará sus posibilidades de éxito en el futuro.

Reconociendo los fallos de heridas inflige

1. El fracaso hace que nuestros objetivos parezcan más difíciles. Los científicos pidieron a las personas patear un balón americano sobre un poste de gol 10 veces, luego de lo cual les pidieron que evaluaran la distancia y la altura de la portería. Las personas que fracasaron en la tarea evaluaron el objetivo como significativamente más alejado y más alto que las personas que tuvieron éxito. El fracaso afecta nuestras percepciones inconscientes de modo que nuestros objetivos parecen más lejos y más fuera de nuestro alcance. Esto causa otra distorsión inconsciente:

2. El fracaso hace que nuestras habilidades parezcan más débiles. Una vez que fallamos, no solo vemos que nuestros objetivos son más difíciles de alcanzar, sino que percibimos que somos menos capaces de alcanzarlos. De nuevo, estas no son evaluaciones precisas sino distorsiones naturales que ocurren en un nivel inconsciente. Estas dos distorsiones tienen un impacto adicional:

3. Fracaso Daña Nuestra Motivación. Numerosos estudios han demostrado que si creemos que tendremos éxito o fracasamos tiene un impacto directo en cuánto esfuerzo invertimos para alcanzar nuestro objetivo. Cuando tememos que es poco probable que tengamos éxito, invertimos inconscientemente menos esfuerzo en la consecución de nuestro objetivo y, en consecuencia, es menos probable que lo logremos. Todo lo cual introduce otra dinámica inconsciente:

4. La falla nos hace reacios al riesgo. Mientras menos seguros seamos y más preocupados estemos por fallar, es menos probable que tomemos riesgos, emocionales o de otro tipo. Irónicamente, una vez que fracasamos en un enfoque más convencional, encontrar la solución "más arriesgada" podría ser la mejor y más importante avenida que podamos seguir. Pero una vez que dudamos en tomar riesgos, es menos probable que los consideremos, porque:

5. El fracaso limita nuestra capacidad de pensar fuera de la caja. Una vez que la falla nos vuelve más reacios al riesgo, afecta nuestra capacidad para pensar de forma más creativa y para encontrar soluciones que están "fuera de la caja" porque, por definición, tales soluciones implican menos certidumbre y más riesgo. Pero dado que estas dinámicas son en gran medida inconscientes, a menudo no reconocemos cómo se ha visto afectado nuestro pensamiento y en cambio creemos que simplemente nos hemos quedado sin nuevos enfoques e ideas para seguir. Por eso es que:

6. El fracaso nos hace sentir impotentes. Hace más de 50 años, los psicólogos Martin Seligman y Steve Maier dieron a los participantes una prueba y les dijeron que era indicativo de inteligencia; no fue así. De hecho, la prueba fue manipulada de tal manera que fue imposible completarla. Descubrieron que una vez que los participantes fallaban en la prueba (amañada), actuaban indefensos, tanto que cuando se les daba una prueba similar, una que estaba dentro de sus capacidades, fallaban en ella, porque se sentían demasiado impotentes para dársela. un verdadero intento. El fracaso a menudo nos hace sentir indefensos aunque no lo seamos, porque:

7. La falla nos lleva a hacer generalizaciones incorrectas y dañinas. Cuando fallamos, a menudo generalizamos la experiencia de forma radical y auto punitiva, y sacamos conclusiones incorrectas e innecesarias sobre nuestra inteligencia general, habilidades, capacidades, e incluso sobre nuestra "suerte en la vida" o lo que fue o no fue destinado a ser'. Lo único que podemos concluir con seguridad después de un fracaso es que no tuvimos éxito en esa tarea / objetivo en particular, en ese momento en particular, en esas circunstancias particulares.

Cómo tratar los daños por fallas Inflige

1. Combata las distorsiones: reconozca que el fracaso distorsiona sus percepciones sobre la tarea en sí y sobre sus capacidades. No "compre" que es incapaz. Adopte una mentalidad de persistencia y optimismo y rehúse a darse por vencido.

2. Revive tu autoestima. Trate de ignorar su falla reciente por un momento y haga una lista de las cualidades y capacidades que posee que deberían (al menos en el papel) permitirle tener éxito. Si tiene problemas para obtener una lista, pregúntele a un amigo o alguien que lo conozca bien que le recuerde sus fortalezas. Lea su lista y reconéctese a su potencial.

3. Recuérdate a ti mismo lo que el éxito significa para ti. Recarga tu motivación reconectando con las razones por las cuales comenzaste a perseguir tu objetivo en primer lugar. Considere cómo se sentiría si tuviera éxito, especialmente después de haber fracasado en un intento anterior.

4. Tome los riesgos calculados. Reconozca que es natural sentirse ansioso al considerar opciones menos convencionales, pero que podría ser esencial hacerlo. Cree una lista de todos los enfoques que pueda imaginar, califíquelos de acuerdo con los riesgos que implican y tome decisiones informadas y tranquilas sobre cuáles buscar primero.

5. Volver a vincular tu creatividad. Haga una lluvia de ideas sobre los nuevos enfoques siguiendo estos dos pasos: En el primero, enumere cada enfoque que pueda pensar mientras ignora por completo si es realista o posible. No censures tus ideas en esta etapa. Solo cuando tengas una lista completa y "loca" deberías atravesarla y pensar qué es viable o no.

6. Enfóquese en los factores que están bajo su control: la mayoría de las fallas están relacionadas con una planificación inadecuada, una preparación deficiente y un esfuerzo insuficiente. Averigüe qué le faltaba a su planificación, cómo puede estar mejor preparado en el futuro y cómo y dónde puede invertir más esfuerzo.

7. Reencuadre la falla como un incidente único. Haga una lista de los detalles de la situación que podrían ser diferentes cuando se aproxime a la tarea la próxima vez. Incluya elementos como circunstancias, factores relacionados con las otras personas involucradas, su estado de ánimo, el estado de ánimo de su cónyuge, el clima, su estado de ánimo general, cómo dormía y tantos otros como pueda. Luego marque los muchos factores que podrían ser diferentes cuando intente de nuevo.

Para obtener más información, vea mi breve (y muy personal) charla de TED aquí:

Para obtener más detalles sobre los fracasos, incluidos ejemplos de casos dramáticos e ilustrativos, consulte mi libro: Primeros auxilios emocionales: Estrategias prácticas para tratar el fracaso, el rechazo, la culpa y otras lesiones psicológicas cotidianas (Hudson Street Press, 2013).

Haga clic aquí para unirse a mi lista de correo y recibir un regalo exclusivo: Cómo recuperarse del rechazo

También te pueden gustar: 10 señales de que podrías tener miedo al fracaso

Los Siete Hábitos de Gente Altamente Emocionalmente Saludable

10 hechos sorprendentes sobre el rechazo

Copyright 2013 Guy Winch

Para obtener más consejos y artículos sobre salud mental, sígueme en Twitter @GuyWinch

* Imagen del teaser cortesía de freedigitalphotos.net

  • 3 consejos para donar de manera efectiva después de un desastre natural
  • 12 consejos para un hogar más feliz
  • Sexualidad durante y después del embarazo
  • Política por prueba y error
  • ¿Tu madre es un límite?
  • ¿Por qué les decimos a los niños "Man Up"?
  • Tengo que responder esa llamada? ¿Verificar ese correo electrónico? Lea ese texto?
  • Consejos para estudiantes de posgrado (y profesores sénior)
  • Inmortalidad: ¿Quién lo obtendrá y quién no?
  • No es mi culpa. ¡La respuesta milenaria a todo!
  • Felicitaciones atropelladas y hostilidad azucarada
  • La conexión entre las teorías de la conspiración y la ambivalencia
  • Corre por tu vida para mejorar tu salud mental
  • Barack Obama vs. Sarah Palin: Cómo evaluamos a nuestros líderes
  • El juego de la culpa: violación e intimidación en Teen America
  • 3 lecciones que todo el mundo debería aprender de los introvertidos
  • Dejé mi trabajo cada año, y tú también deberías
  • Credo o Caos? Una carta abierta a David Brooks
  • El Propósito de la Meditación [Video]
  • Aprender a ser un buen deporte
  • La verdadera fortaleza de Mike Mahler
  • Comprender a Asperger en un contexto universitario
  • Bias, Bettelheim y Autismo: ¿la historia se repite?
  • La motivación está ligada a la fuerza de las conexiones cerebrales
  • 7 Reglas familiares felices
  • Luchando contra el antiintelectualismo
  • Cómo quejarse así que su compañero escucha
  • La verdad fea sobre el silenciamiento de la mujer
  • Cómo enfrentar la enfermedad crónica afecta la soledad
  • 4 formas más comunes de descarrilar una carrera
  • La gratitud persistente: el joven amante de Nonna y su memoria
  • Race in America: consejos para hablar con los niños sobre el racismo
  • La ironía de correr lejos de Wi-Fi
  • Revista en línea adquiere belleza que revienta la propia imagen, industrias de la moda
  • El papel de los modelos de rol: tamaño pequeño o grande
  • ¿Enviar un correo electrónico al amor?