¿La ropa hace al hombre?

La psicología de vestirse para el éxito

Cómo te ven los demás

“A medida que el yo está vestido, se dirige simultáneamente”. – Stone, 1962, p. 102

El viejo adagio, “Vístete para el trabajo que deseas”, puede ser algo más que un dicho conciso, y los psicólogos que estudian la identidad tienen algunas cosas interesantes que decir sobre el tema.

No es ningún secreto que la ropa, los automóviles, las casas e incluso los teléfonos celulares tienen más que funciones prácticas. También se usan como formas de autoexpresión que pueden indicar el estado, la pertenencia al grupo, la individualidad o el gusto personal. A través de nuestra ropa, podemos enviarnos señales silenciosas que le indican a los demás cómo esperamos que nos traten. Esto funciona porque tendemos a hacer evaluaciones muy rápidas de situaciones y personas y ponerlas en categorías que ya entendemos. Este atajo cognitivo, conocido como sesgo representativo, nos ahorra una preciosa energía computacional, pero también nos lleva a hacer generalizaciones radicales con muy poca información. El sesgo representativo es la tendencia a NO tratar a cada persona como un individuo, sino a hacer suposiciones basadas en rasgos que observamos que son similares a los rasgos de otros que ya entendemos. ¿Una mujer delgada y rubia con pantalones de yoga metiéndose en una minivan? Ya crees que sabes de lo que se trata. ¿Un tipo con un traje a rayas, el pelo peinado hacia atrás y una bufanda de bolsillo de seda? Estás asumiendo que él no es el conserje. Un estudio incluso encontró que las personas que vestían de negro eran vistas como más agresivas que las que usaban colores claros (Vrij, 1997).

Cómo te ves a ti mismo

Vestirse para impresionar puede influir en cómo nos ven los demás, pero lo que tal vez sea menos obvio es cómo puede afectar nuestro propio sentido del yo. Algunos psicólogos piensan que los objetos físicos, como la ropa, se pueden usar para cambiar nuestra mentalidad interna, lo que nos permite hacer la transición más fácilmente a roles desconocidos al vestirse primero (Solomon, 1983). La teoría aquí (técnicamente llamada interaccionismo simbólico) es que cuando nos rodeamos de objetos que simbolizan un rol particular (profesor, ciclista, ejecutivo, rata de gimnasio, etc.) nuestro sentido de identidad comienza a interactuar con esos símbolos, y comenzamos inconscientemente comportarse de la manera en que esperamos que se comporte una persona que usa esa ropa. Esto puede explicar nuestro amor cultural de vestirse con disfraces (Halloween, cosplay, fiestas temáticas) ya que nos permite vestir temporalmente nuevas personalidades junto con la vestimenta.

Si el interaccionismo simbólico es real, vestirse para el trabajo que desea puede cambiar inconscientemente su comportamiento, ayudarlo a desempeñarse mejor y obtener esa promoción. Sin embargo, hay una línea que no quieres cruzar. Una cosa es ser tu mejor yo. Otra cosa es falsear la competencia cuando simplemente no la tienes.

Intentando demasiado, cuando la ropa es una compensación

“Casi todo absurdo de conducta surge de la imitación de aquellos a los que no podemos parecernos”. Samuel Johnson

A veces, cuando carecemos de experiencia en cierto rol, vestir el papel puede ayudarnos a aumentar nuestra confianza, fluir nuestros jugos creativos y acelerar nuestra actitud de go-getter. A veces, sin embargo, vestir el papel es un acto de inseguridad, enmascarando una realidad de incompetencia.

Cuando las personas no están seguras de su capacidad para desempeñarse en un rol, a veces lo visten para compensar su propia inseguridad. Un ejemplo clásico de esto es cómo los nuevos ricos tienden a dedicarse al “consumo conspicuo” para mostrar su riqueza (Warner y Lunt, 1941), mientras que aquellos con “dinero viejo” tienden a evitar mostrarlo (Assael, 1981) . Un estudio interesante de estudiantes de escuelas de negocios descubrió que aquellos que tenían malas calificaciones y peores perspectivas de trabajo tenían más probabilidades de usar el “uniforme” de un empresario exitoso. Los relojes caros, los trajes y el cabello corto eran usados ​​más comúnmente por los incompetentes que los estudiantes que sobresalían (Wicklund et al., 1981).

En resumen, parece que vestirse para el éxito tiene beneficios potenciales más allá de cómo te ven los demás. También puede ayudarte a verte a ti mismo en ese nuevo rol para el que estás trabajando, y inconscientemente te ayuda a actuar, y no solo a mirar, la parte. Tenga cuidado, sin embargo, ya que usar el uniforme realmente no compensa la falta de habilidad. Sea honesto consigo mismo si está compensando y piense en actualizar su conjunto de habilidades antes de actualizar su guardarropa.

Referencias

Assael, Henry (1981) Consumer Behavior and Marketing Action, Boston: Kent Publishing.

Rehm, J., Steinleitner, M. y Lilli, W. (1987), uso de uniformes y agresión: un experimento de campo. EUR. J. Soc. Psychol., 17: 357-360. doi: 10.1002 / ejsp.2420170310

Solomon, M. (1983). El papel de los productos como estímulos sociales: una perspectiva de interaccionismo simbólico. Journal of Consumer Research, 10 (3), 319-329. Obtenido de http://www.jstor.org/stable/2488804

Piedra. Apariencia GP y el yo. En AM Rose (Ed.), El comportamiento humano y los procesos sociales: un enfoque interaccionista. Boston: Houghton Miffin, 1962.

Vrij, A. (1997), Wearing Black Clothes: El impacto de la ropa de los delincuentes y sospechosos en la formación de impresión. Appl. Cognit. Psychol., 11: 47-53. doi: 10.1002 / (SICI) 1099-0720 (199702) 11: 1 3.0.CO; 2-H

Warner, W. Loyd, y Lunt, Paul S. (1941) La vida social de una comunidad moderna, Yankee City Series, Vol. 1, New Haven: Yale University Press.

Wicklund, Robert A., Golwitzer, Peter M., Castelain, P., Korzekwa, P. y Blasko, V. (1981) Diversas formas de auto-simbolización en auto-definiciones Ideológicas, Ocupacionales y Domésticas. Manuscrito sin publicar, Universidad de Texas en Austin.

  • ¿Qué notas en las personas?
  • Cómo el sueño y el autocontrol se relacionan con perder tiempo en el trabajo
  • Top 10 de los conceptos erróneos psicológicos comunes
  • Hacks para la publicación académica
  • ¿Cómo afecta la comida a nuestro cerebro?
  • ¿Por qué lo sabes todo el tiempo?
  • La mejor medicina para el TDAH no es necesariamente medicina
  • La revolución psiquiátrica ha terminado
  • ¿Por qué no puedo superar mi infancia dolorosa?
  • Los padres están haciendo más cuidado de los niños que nunca
  • Dos formas de bajo costo para evitar el desafío de la conmoción cerebral de alto costo
  • Probando la teoría del "cerebro femenino extremo" de la psicosis
  • ¿Me das un abrazo? La sorprendente neurociencia del abrazo
  • El cerebro del multimillonario: ¿tienes uno?
  • ¿Cómo ves a tu pareja?
  • El negocio arriesgado de la crianza de los hijos
  • ¿Por qué la terapia toma tanto tiempo?
  • ¿Por qué los hombres son menos propensos que las mujeres a la depresión?
  • La ciencia psicológica de tomar selfies más amigables
  • Clearing Up the Confusion sobre PC
  • Último estudio bajo en carbohidratos: toda política, no ciencia
  • ¿Creer en la igualdad de género? Mamás: te necesitamos como entrenador.
  • No hay tal cosa como 'buen' pensamiento crítico
  • Acupuntura para los blues de invierno
  • ¿Es Scott Peterson inocente? Parte tres
  • ¿Por qué a menudo te decepcionan las opciones?
  • ¿Puede el toque parental ayudar a los niños socialmente ansiosos?
  • Dietas cetogénicas para los trastornos psiquiátricos: una nueva revisión de 2017
  • ¿Qué causa tu agitación interna?
  • Nuestra ansiedad está arraigada en el modo estadounidense de sobre-análisis
  • Flat Earthers: conspiración pensando en una escala global
  • Piensa en grande para ver un mundo de posibilidades
  • No hay tal cosa como 'buen' pensamiento crítico
  • Exceso de seguridad
  • Medicina basada en la pasión: odio a la ciencia enloquecido
  • Meditación y atención plena para el TDAH: una breve reseña