7 señales de que tu vida está realmente en camino

Aquí hay reflexiones sobre cómo vivir bien.

No hay realidad, excepto la que está dentro de nosotros. Es por eso que muchas personas viven una vida tan irreal. Toman las imágenes fuera de ellos para la realidad y nunca permiten que el mundo interno se afirme a sí mismo. – Hermann Hesse

Los siguientes pensamientos se derivan de mi experiencia personal, de estudiar y trabajar, y de pensar sobre cómo vivir una buena vida, y son un trabajo en progreso. No se aplican por completo para todos, y no se aplicará en absoluto para algunos. Espero que haya utilidad para la mayoría de los lectores. Estas consideraciones tienen una base en la investigación, que se basa, por ejemplo, en factores que contribuyen a la resiliencia; estrategias cognitivo-conductuales para abordar los síntomas de ansiedad y depresión; práctica basada en la atención y la compasión; autocuidado y buena relación de uno mismo; y una sensibilidad psicoanalítica dominante que favorece la indagación y la franqueza.

Kinga/Shutterstock

Fuente: Kinga / Shutterstock

Generalmente, cuando las cosas van bien, tenemos un sano sentido de influencia sobre nuestras propias vidas, no luchamos por un control rígido ni nos sentimos impotentes.

1. Te despiertas esperando experiencias significativas y agradables.

Si ha tenido en cuenta sus propias necesidades, habrá configurado sus días para que haya al menos dos o tres experiencias diarias, la mayoría de los días, para los que tenga expectativas positivas. Pero no estará excesivamente preocupado por ellos ni dependerá demasiado de ellos. Estas experiencias pueden estar relacionadas con sus actividades formales, trabajo, escuela o familia, pero pueden estar fuera del alcance de lo que ha programado.

Podrían ser unos minutos de meditación; podría ser un libro o espectáculo que disfrutes; podría ponerse al día con los acontecimientos actuales o seguir un interés personal; podría estar llegando a un amigo; y así. Puede ser algo pequeño, solo unos minutos. Se ha asegurado de que haya algo que disfrute, algo que satisfaga sus necesidades básicas y le dé la sensación de haberse ocupado de usted mismo. Incluso cuando la vida es un desafío, los momentos durante el día que has hecho para ti sirven de anclaje.

2. Por lo general, estás contento de estar vivo, incluso si tienes momentos de duda.

Todo el mundo experimenta estrés de vez en cuando, y el estrés puede ser positivo o negativo, pero siempre es una oportunidad potencial para el crecimiento y el aprendizaje. Muchos de nosotros enfrentamos grandes desafíos, estrés que es incesante, o incluso se vuelven adversos hasta el punto de volverse traumáticos. Podemos perder el contacto con una sensación de vitalidad, y el medio ambiente puede hacer que sea difícil para nosotros estar enraizados en lo que es importante para nosotros. El trabajo, por ejemplo, puede conducir a la desilusión y el cinismo, y los entornos en los que nos encontramos modelan los acontecimientos. Incluso durante los momentos más desafiantes de la vida, abordar grandes tragedias e incluso la mortalidad, se pueden abordar de muchas maneras diferentes.

En un nivel más mundano, un lugar de trabajo inestable, dificultades en nuestras vidas hogareñas, y problemas tanto crónicos como sorpresivos pueden hacer que nuestra propia identidad se tambalee y nos facilite desconectar de nosotros mismos y de los demás, o nos sintamos desesperados y desesperados. Revisar emocionalmente puede ser útil en el corto plazo, y es normal sentirse desesperado de vez en cuando, pero puede volverse habitual, una forma de evitación experiencial como forma de vida, incluso convirtiéndose en un problema clínico (en cuyo caso profesional se recomienda ayuda).

Sin embargo, a menos que desarrolle una condición clínica, cuando esto sucede, no estamos presentes en absoluto y, como consecuencia, estamos fuera de contacto con el sentido básico de vitalidad que necesitamos para energizarnos y mantener una perspectiva realista optimista, la flexibilidad cognitiva y la deseamos desafiarnos constantemente de manera significativa. Cuando nos despertamos y establecemos nuestra intención de vivir plenamente cada día y estar presentes, sabiendo que se necesita trabajo y que no siempre va a salir según lo planeado (las desviaciones del plan también son oportunidades potenciales), es una indicación de que nos dirigimos en la dirección correcta.

3. Apreciamos todas las etapas de la vida, esperamos el futuro, aprendemos del pasado y permanecemos anclados en el presente.

Parte de cuidar uno mismo significa tener una sensación de un contexto más amplio mientras estás en el momento. Esto implica varias cosas. Tener una idea de uno mismo a lo largo del tiempo, pasado, presente y futuro, es una parte. Incluso si no sentimos una sensación completa de continuidad, podemos tener una sensación de arco en el tiempo, como los hilos narrativos de nuestra propia obra. Podemos estar enraizados en el pasado sin estar obsesionados destructivamente, enfocándonos en lo que podemos aprender y usar, en lugar de fijarnos en lo que es malo. Podemos proyectarnos hacia el futuro con un punto de vista flexible y expectante, en lugar de estar atascados en ideas específicas. Podemos cultivar un sentido de autogobierno saludable a lo largo del tiempo, cuidando de nosotros mismos mientras estamos con nosotros mismos en el momento. Podemos esperar el futuro, en lugar de temerlo.

4. Vas a dormir razonablemente satisfecho con el día y esperamos descansar.

El final del día es un momento de transición y una prueba de cómo vivimos. Sin dar demasiado poder a cada día, preste atención a cómo se siente hacia la noche. Presta atención y tómate tu tiempo para reflexionar sobre cómo se vivió cada día, qué funcionó, qué fue un desafío, qué aprendimos. Algunos días nos sentimos increíbles, otros días quizás arrepentidos, preferiblemente la mayoría del tiempo satisfechos. Lo que necesitamos de cada día varía de persona a persona, y es importante reconocer nuestras propias necesidades individuales y avanzar hacia su satisfacción, incluida nuestra necesidad de cuidar a los demás y satisfacer las demandas del mundo.

Por la noche, tómese un tiempo para considerar las intenciones y los objetivos para el día siguiente, y luego deje que esos pensamientos descansen. Si tenemos una sensación general de satisfacción libre de expectativas perfectas, podemos dormir bien sabiendo que hemos atendido nuestras preocupaciones y planificamos seguir haciéndolo. Esperando dormir, en lugar de temerlo, es un buen indicador de cómo manejar bien nuestros días.

5. Las personas que aprecias y que te aprecian son parte habitual de tu día a día, aunque algunos días solo estén en tus pensamientos.

No somos todas mariposas sociales, pasando tiempo con muchas personas todos los días. A veces parecemos ser muy sociables, pero incluso cuando con otros nos sentimos solos por dentro. La gente no siempre sabe cómo nos sentimos realmente, y en general somos bastante buenos poniéndonos una máscara. La presión social para parecer feliz, entre otras cosas, puede fortalecer el autoengaño. Cuando tenemos relaciones significativas, incluso con personas con las que no hablamos todo el tiempo, mantenemos esas relaciones dentro de nosotros mismos, una fuente importante de resiliencia y compañía que enmarca cada día con la percepción de un sólido apoyo social y la experiencia de amar y ser amado. Las redes sociales pueden ser perjudiciales, pero también pueden ser una buena herramienta para mantener el contacto con personas importantes.

6. Tienes la sensación de estar feliz de ver cómo se desarrolla la vida, incluso cuando no tienes un camino claro.

La curiosidad es una de las características, en mi experiencia, de estar en un buen camino. En lugar de cometer culpas propias, críticas a los demás, una sensación de insatisfacción o incluso lesiones crónicas, permanecer con una postura curiosa prepara el escenario de maneras importantes. En primer lugar, la curiosidad coloca al cerebro en un estado positivo, flexible y abierto a la posibilidad, en lugar de tratar de confirmar nuestras expectativas a menudo negativas. Incluso si tenemos expectativas positivas, pueden ser demasiado rígidas, lo que lleva a la decepción y el colapso cuando las cosas no salen según lo previsto. La curiosidad crea posibilidad independientemente de lo que suceda.

La curiosidad también ayuda a mantener una actitud reflexiva y consciente, lo que permite el compromiso con las experiencias emocionales sin ser engullido por ellas. La curiosidad encaja bien con el autogobierno constructivo, permitiéndonos avanzar y aprender de los desafíos, deseando ver y disfrutar cómo nuestras propias historias se desarrollan en tiempos de desafíos y éxitos. La curiosidad nos permite estar en el momento y mirar a largo plazo, manteniendo diferentes aspectos de la vida en proporción entre sí. Cuando cualquier aspecto de la vida se vuelve demasiado intenso, otras cosas importantes parecen reducirse y descuidarse. La curiosidad nos ayuda a restaurar y mantener el equilibrio, y a no perdernos las cosas que necesitamos.

7. Le gusta su trabajo, o busca experiencias fuera del trabajo que sean satisfactorias, o ambas.

Es fácil obsesionarse con el trabajo, atrapado dentro de una mentalidad sofocante. Esperar obtener satisfacción de las actividades profesionales solo puede ser una trampa, y puede ser influenciada por factores sociales y culturales, especialmente si venimos de entornos de alto rendimiento, o si tener éxito es una forma de escapar de la adversidad. Si bien la pasión es maravillosa, quedarse estancado al no sentir pasión por las actividades generadoras de ingresos es, para muchos, una garantía de miseria.

Mantener el trabajo en perspectiva puede ser una práctica cotidiana, y puede ser complicado en un lapso de tiempo más largo. El trabajo puede ser un trampolín, parte de un plan más amplio para poner en práctica las actividades tanto personales como profesionales. Mantener las cosas en perspectiva significa que el trabajo puede verse como un medio para un fin, y que reconocemos la importancia del trabajo para satisfacer las necesidades básicas.

  • Lesiones traumáticas del cerebro y TDAH
  • Después de Florencia: ¿Deben los niños pequeños ver casas inundadas?
  • Un sentido de perdón, parte 2
  • Deja de latir a ti mismo!
  • Cómo mantener el progreso después del trauma
  • La ciencia defectuosa del patriarcado
  • Descubriendo el trauma del racismo: nuevas herramientas para los clínicos
  • Si el trauma es transgeneracional, también lo son la resiliencia y el PTG
  • Cuando nuestros líderes nos fallan
  • ¿Qué sucede cuando un psicólogo en traumas experimenta un trauma?
  • 12 signos de un padre tóxico
  • Entonces, ¿necesitas salud mental o rehabilitación de drogas?
  • La peligrosa perpetuación del estereotipo "Veterinario roto"
  • El camino hacia la recuperación
  • Alivio de los Terrores Nocturnos Este Día de los Veteranos
  • ¿Qué tan traumáticas son las redadas de la ley?
  • El Congreso debe tomar medidas inmediatas en DACA
  • Qué hacer si su pareja está irritada de manera crónica
  • ¿Es la acusación de agresión sexual de Kavanaugh un falso recuerdo?
  • Nueva esperanza para la enfermedad de Parkinson
  • Adicción y falta de propósito
  • Masculinidad tóxica: ¿Qué es y cómo lo cambiamos?
  • Un ciclo vicioso: abuso doméstico, falta de vivienda, tráfico
  • La sinestesia y lo correcto
  • ¿Por qué es tan triste un cumpleaños?
  • El trauma de la traición a un compañero íntimo
  • ¿Qué hace que una persona sea un espectador y otra un héroe?
  • Abuso infantil, trauma y pérdida psicológica
  • La única pregunta que debes hacer antes de hacer una prueba de ADN
  • 7 verdades psicológicas esenciales sobre fantasmas
  • Programas de educación individualizados (IEP): 11 hechos que debe saber
  • Universidades bondadosas
  • Erradicar el estigma de la salud mental en las fuerzas armadas y más allá
  • Prodependencia: ir más allá de la codependencia
  • La estimulación eléctrica de la amígdala aumenta la memoria humana
  • "Mea Culpa": admisión de Alzheimer