¿Estás seguro de que sabes lo que sientes?

Tus emociones son más complejas de lo que te das cuenta.

Imagina el siguiente escenario: llegas a un evento social, emocionado de ver a amigos que no has visto durante un tiempo, pero cuando entras escuchas a dos de estos amigos que dicen cosas negativas sobre ti. Tómese un momento para responder a la siguiente pregunta:

¿Qué sentirías en esta situación?

Enojo vergüenza tristeza desprecio preocuparse culpa buen humor miedo

 Mauro_grigollo/Shutterstock

Fuente: Mauro_grigollo / Shutterstock

En un estudio de 3.000 adultos en diferentes países, la respuesta más común a una pregunta similar fue la ira (42.8 por ciento), seguida por la tristeza (38.3 por ciento). Las personas también indicaron desprecio (23.8 por ciento), buen humor (14.2 por ciento), preocupación (5 por ciento), vergüenza (4 por ciento), culpa (2.3 por ciento) y miedo (.7 por ciento). Los autores del estudio señalan que sus respuestas se obtuvieron al dar una lista predeterminada y limitada de opciones (las anteriores). Ciertamente, existen otras posibles respuestas a este escenario, como rechazo, resentimiento, sorpresa, decepción, consternación, irritación, soledad, vergüenza y muchos otros también son buenos candidatos.

Ahora consideremos su propia respuesta: ¿Respondió la pregunta eligiendo una sola emoción? La mayoría de la gente lo haría. Algunos pueden elegir dos emociones, y algunos pueden elegir varias. De hecho, así es como la mayoría de nosotros pensamos en las emociones: respuestas discretas que experimentamos una a la vez. Sin embargo, ese es raramente el caso.

Como psicóloga, la pregunta más común que hago a mis pacientes es “¿Cómo te hizo sentir eso?”, Que aparentemente (dada la respuesta que recibo) también es la pregunta más molesta que les hago a mis pacientes. Lo que hace que esta pregunta sea molesta es que identificar cómo nos sentimos es una tarea mucho más complicada de lo que tendemos a realizar. Los niños pequeños tienden a responder usando solo dos opciones, ya sea “buena” o “mala”. A medida que nos hacemos mayores, a menudo ampliamos nuestra respuesta para incluir enojados, tristes, felices, sorprendidos, asustados y disgustados. Estas seis emociones se consideraron cableadas (todos las tenemos y todas respondemos de manera reflexiva a la mayoría de las situaciones con una de ellas). Sin embargo, hoy sabemos que la noción está significativamente sobreestimada, ya que nuestras emociones son mucho más complejas y matizadas, y se generan tanto por el contexto como por el “cableado”.

Ahora considere el mismo experimento mental que el anterior, pero con un giro (la configuración es la misma): llega a un evento social, emocionado de ver a los amigos que no ha visto por un tiempo, pero al entrar, escucha a dos de estos amigos diciendo cosas negativas sobre ti. Tómese un momento para responder a la siguiente pregunta:

En una escala de 1 a 7 (1 = ninguno y 7 = mucho), ¿qué sentirías en esta situación?

Cólera 1 – 2 – 3 – 4 – 5 – 6 – 7

Vergüenza 1 – 2 – 3 – 4 – 5 – 6 – 7

Rechazo 1 – 2 – 3 – 4 – 5 – 6 – 7

Tristeza 1 – 2 – 3 – 4 – 5 – 6 – 7

Desprecio 1 – 2 – 3 – 4 – 5 – 6 – 7

Resentimiento 1 – 2 – 3 – 4 – 5 – 6 – 7

Sorpresa 1 – 2 – 3 – 4 – 5 – 6 – 7

Decepción 1 – 2 – 3 – 4 – 5 – 6 – 7

Desmayo 1 – 2 – 3 – 4 – 5 – 6 – 7

Preocupación 1 – 2 – 3 – 4 – 5 – 6 – 7

Culpabilidad 1 – 2 – 3 – 4 – 5 – 6 – 7

Irritación 1 – 2 – 3 – 4 – 5 – 6 – 7

Buen humor 1 – 2 – 3 – 4 – 5 – 6 – 7

Vergüenza 1 – 2 – 3 – 4 – 5 – 6 – 7

Soledad 1 – 2 – 3 – 4 – 5 – 6 – 7

Es probable que la mayoría de las personas respondan a este tipo de preguntas indicando una mezcla de diferentes emociones que van de la escala de leve a intensa. Esto tiene sentido, porque una situación social tan desafortunada es probable que provoque todo tipo de emociones, no solo una. Sin embargo, a menos que se nos presente un rango de posibles respuestas en un cuestionario (o un terapeuta que haga una pregunta molesta sobre ellos), podríamos pensar que solo sentimos una cosa, y al hacerlo, no consideramos una parte sustancial de nuestra propia experiencia. paisaje emocional.

También debemos considerar que podemos sentir emociones positivas y negativas al mismo tiempo. Por ejemplo, algunas personas en la situación anterior pueden sentir cierto alivio, porque no se sentían bien con uno de esos amigos, y ahora se dan cuenta de por qué (y tienen una razón para ceder de esa amistad si decidieran hacerlo). asi que).

Ser más emocionalmente alfabetizado y sofisticado es importante para nuestra salud emocional (así como para nuestras relaciones y las acciones que tomamos al respecto). Por ejemplo, existen técnicas que podemos emplear para aliviar el dolor emocional provocado por el rechazo (lea “Qué hacer cuando se siente rechazado”) o para abordar la soledad (lea “Por qué la soledad es una trampa y cómo liberarse”), pero hacerlo, primero debemos darnos cuenta de que nos sentimos rechazados.

La conclusión es que, la próxima vez que se encuentre en una situación que evoque una fuerte respuesta emocional, intente considerar el rango de emociones que podría estar sintiendo. Cualquier acción que tome o pensamientos que tenga sobre la situación estaría mejor informada al tomar en cuenta todos los aspectos de su experiencia emocional.

Copyright 2018 Guy Winch

Referencias

Klaus R., y Scherer, AM (2019) El proceso de la emoción: evaluación de eventos y diferenciación de componentes. Revisión anual de psicología 70: 1

  • Convertirse en un "huérfano", por elección
  • La colección de Rolling Stones más grande de Europa dio a conocer
  • Cómo la autocrítica te amenaza en mente y cuerpo
  • Vinculado: Experiencias Adversas de la Infancia, Salud + Adicción
  • Cuando la comida es comida, cuando el sexo es sexo
  • Cómo ignorar el cambio climático
  • Barbara Bush: Una vida centrada en la política, la alfabetización y los perros
  • Deja de culpar a los demás por qué no estás haciendo lo que quieres
  • Cómo los autoritarios lo enferman
  • "Obra lenta de Dios"
  • ¿Cómo estás creciendo?
  • Una nueva forma de manejar la ira
  • Tener un sentido de casa
  • Hijas no queridas y desencadenantes navideños: 5 maneras de sobrellevar
  • Perdido en el amor
  • Comandante en Tweet: por qué aceptamos el comportamiento vergonzoso
  • Eyaculación retardada: diagnóstico y tratamiento informados
  • Los efectos de la crisis fronteriza: negligencia infantil y RAD
  • ¿Estás saboteando tu amor propio?
  • El mono más genial en la jungla: niños, dolor y vergüenza
  • ¿La intimidación no te vuelve loco?
  • Regreso a la escuela con enfermedades crónicas
  • Una alternativa al diagnóstico psiquiátrico?
  • Cómo dejar una relación
  • ¿Son sus seres queridos "fuera de la vista, fuera de la mente"?
  • Haciendo que la materia #MeToo
  • ¿Tienes relaciones sexuales con los ojos cerrados?
  • Por qué deberías fortalecer tu vocabulario emocional
  • Sexo, en realidad
  • 3 pasos esenciales para una autoestima duradera
  • Cuidado personal en tu bolsillo
  • Movie Star y Targeted Parent
  • Ansiedad introvertida: nuestro propio sabor de FOMO
  • 4 maneras en que el alcohol puede destruir tus vacaciones
  • ¿Podría ser desordenado mejorar tu creatividad?
  • 9 consejos parlantes que se ajustan (casi) a todas las situaciones ansiosas