Castigo físico y violencia

Un serio problema de salud pública.

Shutterstock

Fuente: Shutterstock

Explorar los orígenes de los afectos (sentimientos) humanos, la cognición y el lenguaje conduce al examen de algunos de los problemas y potenciales en nuestros tiempos actuales. Uno de esos problemas es el castigo físico y la violencia.

El castigo físico provoca precisamente los efectos negativos que uno no quiere en las relaciones entre padres e hijos y en la socialización de los niños: angustia, ira, miedo, vergüenza y disgusto. La socialización y la disciplina se pueden lograr a través de los efectos positivos de interés y disfrute y el uso temprano del lenguaje y la cognición con bebés y niños pequeños.

Los estudios demuestran que aproximadamente el 65% de los adultos aprueban el castigo físico y alrededor del 50% de las familias usan el castigo físico para disciplinar a los niños

Castigo físico: un serio problema de salud pública

El castigo físico es un grave problema de salud pública en todo el mundo y afecta profundamente la salud mental de los niños y las sociedades en que vivimos. En los Estados Unidos, los estudios muestran que aproximadamente el 65% de los adultos aprueban el castigo físico y alrededor del 50% de las familias usan el castigo físico para disciplinar a los niños. Sin embargo, la investigación documenta que el castigo físico está asociado con aumentos en la delincuencia, comportamiento antisocial y agresión en los niños, y disminuye la calidad de la relación padre-hijo, la salud mental de los niños y la capacidad de los niños para internalizar el comportamiento socialmente aceptable. Los adultos que han sido sometidos a castigos físicos como niños son más propensos a abusar de su propio hijo o cónyuge y a manifestar un comportamiento delictivo (Gershoff, 2008).

Nalgadas es un eufemismo para golpear. No se permite que uno golpee a su cónyuge o a un extraño; tales acciones se definen como el crimen de asalto. Tampoco se le debe permitir a uno golpear a un niño pequeño y más vulnerable. Golpear a un niño provoca precisamente los sentimientos que uno no quiere generar en un niño: angustia, ira, miedo, vergüenza y disgusto. Los estudios demuestran que los niños que son golpeados se identifican con el agresor y tienen más probabilidades de convertirse ellos mismos en atacantes, es decir, agresores y futuros abusadores de sus propios hijos y parejas. Tienden a aprender a usar el comportamiento violento como una forma de lidiar con el estrés y las disputas interpersonales.

Definición de castigo físico

El castigo físico se ha definido como “el uso de la fuerza física con la intención de causar que un niño experimente dolor corporal o incomodidad para corregir o castigar el comportamiento del niño” (Gershoff, 2008, p.9). Esto incluye: dar nalgadas, golpear, pellizcar, apretar, remar, azotar, “azotar”, golpear, golpear, abofetear, lavar la boca de un niño con jabón, hacer que un niño se arrodille sobre objetos dolorosos y obligarlo a pararse o sentarse en un lugar doloroso posiciones durante largos períodos de tiempo.

El abuso físico se ha caracterizado por “infligir lesiones físicas como resultado de golpear, golpear, patear, morder, quemar, sacudir o dañar de cualquier otro modo al niño” (Centro Nacional de Información sobre Abuso y Abandono Infantil, 2000, citado en Gershoff, 2002, p.540). Los comportamientos que causan dolor pero no la lesión física se consideran un castigo físico, mientras que los comportamientos que arriesgan daño físico se denominan abuso físico.

Sin embargo, investigaciones recientes cuestionan la tradicional dicotomía castigo físico-abuso: la mayoría del abuso físico ocurre durante episodios de castigo físico. El abuso físico a menudo sigue cuando el castigo físico es la intención, la forma y el efecto de la disciplina. Tanto el castigo físico como el abuso físico deben ser abordados y detenidos. Existen alternativas que son más efectivas para mejorar el desarrollo saludable de los niños.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) acaban de salir formalmente (2016) con declaraciones de que el castigo físico es abuso infantil (p.8) y que el castigo físico debe ser prohibido (p.46). Este es un importante desarrollo de salud pública.

Algunas razones detrás del castigo físico

Parece haber muchas razones por las cuales los humanos castigan físicamente a sus hijos.

  • Esfuerzos para socializar y disciplinar a los niños; para obtener el cumplimiento del comportamiento, por razones de seguridad, protocolo y correcto / incorrecto a medida que el padre lo ve; atar al niño estrechamente con el padre usando dolor, miedo y vergüenza.
  • Sentimientos de frustración, fatiga, angustia, ira y vergüenza.
  • No estar al tanto del daño físico a corto y largo plazo que el castigo físico crea en el niño y en la relación padre / hijo.
  • La ambivalencia que los humanos sienten hacia los niños, tanto el amor como el odio. Donald Winnicott, en un artículo clásico, “Odio en la Contratransferencia” (1949), señaló más de 15 (conscientes e inconscientes) razones por las que los padres pueden odiar a sus hijos.

Helen Beiser (1989) discutió raíces antiguas e incidentes de infanticidio y sacrificio de niños en culturas y literatura antiguas. A veces se ha sugerido que la guerra está motivada por la necesidad de matar a niños y futuros competidores.

El trabajo pionero de Leon Hoffman (2003) se centró en la normalización de la ambivalencia de las madres hacia sus hijos (“Ambivalencia de las madres con sus bebés y niños pequeños: manifestaciones de conflictos con la agresión”). También señaló la ironía del uso del castigo físico por parte de los padres para frenar la agresión y la ira en sus hijos.

Donald Rosenblitt escribió un maravilloso documento destacando la ambivalencia hacia los niños (2009). Se llama “¿Dónde quieres que se haga esta matanza? Una exploración del odio a los niños, “tomando una línea de la carretera 61 Revisited de Bob Dylan y la interpretación bíblica de Dios y la lucha de Abraham.

  • Una ceguera a la importancia de los sentimientos (afectos) en general … una falta de comprensión de cómo funcionan el interés (curiosidad), la angustia, la ira, la vergüenza, el miedo y otros sentimientos.

Los datos de investigación: los problemas con el castigo físico

Los datos que documentan las asociaciones entre el castigo físico y la psicopatología y la sociopatía son convincentes. Ya no se pueden pasar por alto. La investigación pionera se ha llevado a cabo en esta área en la última década por Gershoff, Bitensky, Straus, Holden, Durrant y otros.

Gershoff (2008, 2002) examinó cientos de estudios y presentó los resultados de metaanálisis de la asociación entre el castigo físico de los padres y los resultados en niños y adultos. Ella descubrió que, en la niñez, el castigo físico se asociaba positivamente con la agresión, el comportamiento delictivo y antisocial y ser víctima de abuso físico; se asoció negativamente con la calidad de la relación padre-hijo, la salud mental y una mayor internalización (internalización del niño de la conducta socialmente aceptable); y las asociaciones con cumplimiento inmediato fueron mixtas. Cuando se midió en la edad adulta, el castigo físico se asoció positivamente con la agresión, el comportamiento criminal y antisocial, y el abuso de adultos del propio hijo o cónyuge; el castigo físico se asoció negativamente con la salud mental.

Gershoff (2008, 2002) también resumió los diversos factores demográficos y de riesgo que tienen más probabilidades de estar asociados con el uso del castigo físico: estar soltero, separado o divorciado; estrés excesivo por eventos negativos de la vida; depresión materna; bajos ingresos, educación y estado laboral; parte sur de los Estados Unidos; y creencias religiosas conservadoras y afiliación.

Bitensky (2006) presentó un resumen detallado de los hallazgos internacionales con respecto al castigo físico. También describió los diversos esfuerzos realizados por las Naciones Unidas para prevenir el castigo físico. Los problemas se detallan a continuación.

Durrant y Ensom (2012) han proporcionado una revisión histórica elocuente y un resumen de investigaciones recientes. Además, describieron los pasos necesarios para continuar el progreso hacia la eliminación del castigo físico. Más recientemente, Straus et al. han realizado un trabajo notable que resume la investigación sobre las asociaciones entre el castigo físico y diversas psicopatologías y sociopatías (2014).

Encontraron 15 tendencias principales asociadas con el castigo físico:

  1. Mayor comportamiento antisocial y delincuencia como un niño y como un adulto joven;
  2. Mayor aprobación de otras formas de violencia, como la creencia de que la tortura a veces se justifica para obtener información crítica para la defensa nacional, o que hay ocasiones en que está justificado abofetear a una esposa o un esposo;
  3. Mayor impulsividad y menos autocontrol;
  4. Pobres relaciones entre padres e hijos;
  5. Comportamiento sexual más riesgoso cuando era adolescente;
  6. Mayor delincuencia juvenil;
  7. Más crimen perpetrado como adulto;
  8. Pobre capacidad mental nacional promedio;
  9. Menor probabilidad de graduarse de la universidad;
  10. Mayor probabilidad de depresión;
  11. Más violencia contra parejas maritales, cohabitadoras y de citas;
  12. Más violencia contra los que no son miembros de la familia;
  13. Más abuso físico de los niños;
  14. Más abuso de drogas; y
  15. Más coerción sexual y sexo forzado físicamente.

Este creciente cuerpo de investigación sugiere fuertemente que una variedad de resultados pobres están asociados con el castigo físico. Hay más de 50 países que han prohibido el castigo físico en todos los entornos, incluido el hogar.

¿Existen estudios de resultados en países que tienen prohibido el castigo físico? Una de esas investigaciones se llevó a cabo en Finlandia por Österman et al. y publicado en 2014. Esto fue 28 años después de la prohibición completa del castigo físico de los niños en Finlandia. Dos hallazgos se destacan de este estudio de más de 4.500 personas. En primer lugar, mayores cantidades de castigo físico se asociaron con mayor abuso de alcohol, depresión, problemas de salud mental, divorcio e intentos de suicidio. En segundo lugar, y tal vez lo más sorprendente, la disminución del castigo físico se asoció con una disminución similar en el número de niños asesinados. Estudios adicionales de países que prohíben el castigo físico han mostrado una disminución significativa en la aprobación de castigos físicos por parte de adultos.

La comunidad internacional y el castigo físico

A nivel internacional, existe un consenso cada vez mayor de que el castigo físico de los niños viola las leyes internacionales de derechos humanos. Varios tratados de las Naciones Unidas abordan la violencia contra los niños, y la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño (CRC o Convención de la Infancia, adoptada en 1989) presenta uno de los casos más completos sobre la prohibición del castigo físico de los niños.

Sabemos que incluso los bebés experimentan dolor físico. Varios marcadores bioquímicos y sus expresiones faciales indican esto. En un intento por detener lo que se llama violencia legalizada contra los niños, y en respuesta a los datos emergentes, las Naciones Unidas propusieron la prohibición del castigo físico de los niños. Esto está contenido en el CRC.

El CRC entró en vigor en 1990, después de que fue ratificado por el número requerido de naciones. Actualmente, 194 países son parte del mismo, incluidos todos los miembros de las Naciones Unidas, excepto Somalia, Sudán del Sur y los Estados Unidos. El CRC declara que todas las partes deben “tomar todas las medidas legislativas, administrativas, sociales y educativas apropiadas para proteger al niño de todas las formas de violencia física o mental”. En el Comentario General 8 en 2006, el Comité de los Derechos del Niño declaró allí era una “obligación de todos los estados partes de actuar rápidamente para prohibir y eliminar todos los castigos corporales y todas las demás formas crueles o degradantes de castigo de los niños”.

Tal trabajo ha llevado a más de 100 países que prohíben el castigo físico en las escuelas y 53 países que prohíben el castigo físico en todos los entornos, incluido el hogar. De estos 53 países, varios están en Europa, África y en América del Sur y Central. Estos incluyen Suecia, Finlandia, España, Austria, Alemania, Israel, Kenia, Túnez, Venezuela, Argentina y Brasil. Las leyes y las consecuencias tienden a ser más educativas (sobre el desarrollo) que punitivas.

Estados Unidos no ha prohibido el castigo físico, pero la aprobación del castigo físico en los Estados Unidos ha disminuido de forma gradual y constante en los últimos 40 años. Los Estados Unidos han firmado, pero no ratificado, el CRC. Sorprendentemente, 19 estados todavía permiten el castigo físico en las escuelas. Estos son: Alabama, Arizona, Arkansas, Colorado, Florida, Georgia, Idaho, Indiana, Kansas, Kentucky, Luisiana, Mississippi, Misuri, Carolina del Norte, Oklahoma, Carolina del Sur, Tennessee, Texas y Wyoming.

Ahora sabemos que el castigo físico no funciona, empeora las cosas y hay mejores alternativas. ¿Por qué el castigo físico es tan dañino? La teoría del afecto nos ayuda a entender esto. El castigo físico provoca efectos negativos intensos y tóxicos: miedo, angustia, ira, vergüenza y disgusto. En otras palabras, el castigo físico causa precisamente los sentimientos que uno no quiere, los afectos negativos, en lugar de los sentimientos que uno desea: los efectos positivos de interés y disfrute.

Alternativas al castigo físico

La disciplina, ya sea el castigo físico o las alternativas, se usa para ayudar a socializar los comportamientos de los niños y mejorar sus habilidades interpersonales. La disciplina significa enseñar.

¿Cuáles son las alternativas al castigo físico? Para esto, recurrimos a los afectos, el lenguaje y la cognición. Muchas organizaciones tienen declaraciones de posición maravillosas que discuten las alternativas, por ejemplo, la Academia Americana de Pediatría y la Asociación Psicoanalítica Americana. Por ejemplo, la Academia Estadounidense de Pediatría concluye: “El castigo corporal es de efectividad limitada y tiene efectos secundarios potencialmente nocivos. La Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics) recomienda que los padres sean alentados y asistidos en el desarrollo de métodos que no sean nalgadas para controlar conductas no deseadas “(Am. Acad. Ped., 1995, p.723).

Hay dos alternativas principales que se destacan, y estas son impulsadas por las conexiones sentimientos-lenguaje-cognición. El primero implica la idea de usar palabras en lugar de acciones, y el segundo se centra en las conductas de los padres / cuidadores.

  • Usar palabras para explicar tus sentimientos.
  • Usar palabras para etiquetar los sentimientos de su hijo

La influencia del lenguaje comienza mucho antes de que el niño pueda hablar (Vivona, 2013). Hay un gran beneficio al escuchar y hablar con su hijo (Katan, 1961). Escuche a su hijo y hable con su hijo

  • Estableciendo un buen ejemplo.

Estos procesos de identificación, preverbales y verbales, se encuentran entre los factores más importantes en la formación de la estructura del carácter y la salud psicológica (Gedo, 2005).

  • Actuar y hablar como desearía que su hijo actúe y hable. Su hijo se esfuerza por ser como usted.

La razón de estas dos intervenciones involucra la conexión afecto-lenguaje-cognición. Existen muchas intervenciones efectivas a nivel individual, grupal y comunitario que abordan el tema de la violencia hacia los niños (p. Ej., Zeanah, 2009). La base de todo esto es comprender los sentimientos del niño y del padre / cuidador y conectarlos con el lenguaje.

La declaración de posición de la Asociación Psicoanalítica Estadounidense (revisada en 2017) es útil para ampliar la discusión sobre alternativas al castigo físico. Se lee en parte:

1. Hablar y escuchar. Una de las formas más útiles para lograr un desarrollo infantil saludable es promover el uso de palabras en lugar de acciones. El aumento de la capacidad del niño para poner palabras a los sentimientos y las acciones da como resultado una mayor regulación de la tensión (conciencia de los sentimientos y la capacidad de tolerarlos sin tener que actuar), la autoconciencia y la toma de decisiones reflexiva. Este proceso se lleva a cabo por:

  • Hablando y usando palabras en lugar de acciones: hablar en lugar de golpear. Hable con el niño sobre qué comportamientos son aceptables o no, qué es seguro o peligroso y por qué.
  • Escuchar al niño: descubra por qué hizo o no hizo algo.
  • Explicar sus razones: esto mejorará las capacidades de toma de decisiones del niño.

2. La disciplina como aprendizaje. La palabra “disciplina” proviene de la palabra latina para “enseñar” o “aprender”. Los comportamientos de los niños tienen un significado, y los comportamientos están directamente relacionados con los sentimientos internos. Por lo tanto, la disciplina es un proceso que se centra en los sentimientos y las conductas que resultan de estos sentimientos.

  • Tener expectativas realistas del nivel de autocontrol, paciencia y juicio que su hijo tiene en una determinada etapa de desarrollo mejora enormemente la disciplina efectiva.

3. Label Feelings. Ayude al niño a etiquetar sus sentimientos con palabras lo antes posible. Los sentimientos como el interés, el disfrute, la sorpresa, la angustia, la ira, el miedo, la vergüenza y el disgusto deben etiquetarse con palabras. Esto facilita la regulación de la tensión y ayuda a la transición a formas más maduras de manejar la emoción.

4. Refuerzo positivo. Las recompensas y los elogios mejorarán la autoestima del niño cuando se cumplan los estándares adecuados. El refuerzo positivo es más efectivo en la obtención del cumplimiento conductual a largo plazo que los castigos que provocan sentimientos de miedo y vergüenza.

5. Enseñe por ejemplo. Establezca un buen ejemplo para el niño. El niño quiere ser como los padres. Los niños se identifican con sus padres, y pondrán palabras y sentimientos en palabras cuando vean a sus padres haciendo esto. Quiénes son los padres y cómo se comportan tendrán un profundo impacto en el desarrollo de sus hijos. Un niño seguirá la iniciativa de los padres.

6. Los padres deben cuidarse a sí mismos. Un padre agotado, sobrecargado o estresado es menos paciente y menos capaz de formular estrategias efectivas de disciplina. El consumo de alcohol también disminuye drásticamente la tolerancia a la frustración de los padres y aumenta la impulsividad y el recurso a la violencia.

Abuso verbal

Además del castigo físico, el abuso verbal también tiene un impacto destructivo en los niños. De hecho, mucho de lo que se discute en las secciones sobre Sentimientos y Lenguaje se ocupa de esto.

¿Recuerdas la vieja cancioncilla? “Los palos y las piedras me romperán los huesos, pero los nombres nunca me harán daño … ” ¡Qué falso es esto! Y cuán conmovedor es que tal canto exista como una forma de evitar el dolor del abuso verbal, la intimidación, las burlas y cosas por el estilo. Por supuesto, las palabras pueden doler. Pueden alterar de manera masiva el sentido de uno mismo, la confianza en uno mismo, la autocohesión: niño o adulto. Este problema del trauma verbal involucra todo el campo del psicoanálisis y la psicoterapia. Las diferencias entre el apoyo verbal y el abuso verbal pueden entenderse cuando se pregunta si las palabras provocan afectos positivos o negativos.

Castigo físico y salud pública

En resumen, hay tres áreas cruciales de intervención en el nivel de salud pública para ayudar a prevenir el castigo físico de los niños:

1. Educación sobre los problemas psicológicos causados ​​por el castigo físico y sobre enfoques alternativos a la disciplina. Los esfuerzos educativos deben dirigirse a los padres, cuidadores, educadores, clérigos, legisladores y al público en general;

2. Legislación para proteger a todos los niños del castigo físico; y

3. Investigar sobre métodos alternativos para disciplinar y manejar a los niños y sobre las mejores formas de comunicar estos métodos a los padres, educadores y cuidadores.

¿Por qué no hay más resistencia y clamor contra el castigo físico?

De nuevo, puede haber varias razones:

  • La mayoría de las personas parece desconocer el daño que causa el castigo físico.
  • Dificultad para comprender cómo funcionan los sentimientos, y la naturaleza de la ambivalencia, la posibilidad de amar y odiar a la misma persona al mismo tiempo.
  • Miedo a hablar en contra de la oposición-aprensión de la retribución y la vergüenza.
  • ¿Por qué los psicoanalistas y otras partes de la comunidad psicológica no protestan con más vigor? Puede tener algo que ver con la tendencia a tratar de comprender, en lugar de actuar, quizás algunas inhibiciones caracterológicas sobre actuar en situaciones apropiadas. Estos grupos tienden a centrarse en el mundo interno y, en ocasiones, restan importancia a las influencias ambientales.

Resumen

El castigo físico no funciona.

Pone las cosas peor … Lleva a más violencia.

Y, como muchas otras cosas, la violencia a menudo comienza temprano, y a menudo comienza en casa.

Hay mejores alternativas.

Parafraseando a Abraham Lincoln: Si golpear a un niño no está mal, entonces nada está mal.

LIBROS DEL MES

Spare the Kids: ¿Por qué Whupping Children no salvará Black America?
Autor: Stacey Patton, Ph.D.
Boston: Beacon Press, 2017

Este es un libro absolutamente extraordinario y maravilloso que trata sobre la América negra y el castigo físico. Está escrito por una mujer afroamericana, Stacey Patton, Ph.D., creadora de Spare the Kids, una organización de castigo anti-corporal.

Ella escribe:

Las razones por las cuales los negros llegan a sus hijos son extremadamente complejas.

Durante Jim Crow, el whupping fue utilizado como una táctica de supervivencia para enseñarles a los niños negros la etiqueta racial adecuada para que no corrieran el riesgo de ser golpeados o linchados por los blancos. La práctica ahora es una forma confiable de resistencia al racismo porque estamos convencidos de que hace más para ayudar que para dañar. Sin embargo, ninguna investigación acreditada alguna vez ha apoyado esto. De hecho, lo que cincuenta años de investigación en todo el mundo han demostrado es que cuando golpeamos a los niños, a menudo estamos sembrando las mismas conductas y los resultados negativos que supuestamente se deben evitar: a saber, la desobediencia, la agresión, la deshonestidad y el comportamiento antisocial , problemas de salud mental, bajo rendimiento educativo, baja autoestima, pubertad precoz, sexo arriesgado y una serie de otros problemas. Whuppings literalmente están cambiando la química del cerebro y la arquitectura física del cerebro.

Elegir una opción sin impacto requerirá mucho trabajo y mucha creatividad, autocontrol y paciencia. Pero debemos llamar a todas las formas de golpear a los niños por su nombre real: violencia “(p.13, 14).

->

La violencia primordial: azotar a los niños, el desarrollo psicológico, la violencia y el crimen.
Autor: Straus MA, Douglas EM, Medeiros RA
Nueva York: Routledge, 2014

Este es un libro impresionante e integral que presenta, organiza y resume los datos disponibles sobre el castigo físico y los resultados perjudiciales asociados con él.

Manual de salud mental infantil: tercera edición
Autor: Charles H. Zeanah, Jr.
Nueva York: Guilford Press, 2009

Esta es la tercera edición de esta serie excepcional. Las primeras y segundas ediciones también merecen una visita.

  • Vivir en la pregunta ... cuando no saber es la respuesta
  • Sobre estar en negación
  • Ser amable con usted mismo
  • Lamentar
  • Obteniendo el amor que quieres
  • Shh! "¡A mí también me gusta!"
  • Por qué Cognición debería ser el quinto signo vital
  • Cuando el doctor se convierte en la víctima
  • Tóxico Amor romántico
  • ¿Qué pasa si Junot Diaz mantiene su máscara puesta?
  • Cómo la autocrítica te amenaza en mente y cuerpo
  • Tres sentimientos negativos que a veces pueden ser buenos
  • La autocompasión cura el TEPT
  • ¿Cómo evitas que tu adolescente mantenga una mala compañía?
  • Cómo superar la vergüenza y construir confianza en sí mismo
  • ¿Podrían las mamás ser la razón más grande para avergonzar el cuerpo?
  • Todavía nos parecemos, pero ¿qué más compartimos realmente?
  • Movie Star y Targeted Parent
  • Recordando la civilidad: una reflexión del siglo XXI
  • Cuando se trata de suicidio, las celebridades también son personas
  • Hola, entrenadores deportivos, ¿eres parte del problema o la solución?
  • Viendo el testimonio de Kavanaugh: ¿Desprecio, desbarate y arrepentimiento?
  • Hijas no queridas y desencadenantes navideños: 5 maneras de sobrellevar
  • El perrito en la ventana: Izzie, Pet Stores y Puppy Mills
  • Límites agraciados
  • ¿Cómo podemos ayudar a las víctimas del abuso del clero?
  • Supresión de la expresión
  • El coraje de aparecer
  • Suicidio: la muerte de los sueños
  • ¿Qué harías para complacer a un puñado de amigos?
  • ¿Cuál es nuestra responsabilidad en el aumento de la nación de la vergüenza?
  • El último tabú
  • Recuperándose de la infidelidad Parte 4
  • Disparos masivos y lo que puedes hacer al respecto
  • Qué hacer con tus nervios antes de la boda
  • Jugando con la "Noche de juego"